Control de sudoración de manos y axilas
(Con toxina botulínica tipo A)

En los pacientes con “Hiperhidrosis”, el sistema nervioso simpático envía estímulos exagerados a las glándulas sudoríparas, produciendo un exceso de sudor y una gran inseguridad a todos aquellos que la padecen. La Toxina botulínica tipo A ha resultado una forma sencilla y sin riesgos para poder controlar el problema.

¿EN QUÉ CONSISTE LA INTERVENCIÓN?

La aplicación de la toxina botulínica resulta en un bloqueo temporal de los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas, por lo tanto bloquea la liberación del sudor. Al cabo de 2-3 días, los efectos inhibidores de la sudoración se empiezan a notar y llegan a su efecto óptimo a los 5-7 días. Según el caso de cada persona, los efectos del tratamiento pueden durar entre 6 y 12 meses.

Ponte en contacto con nosotros

Solicita más información

Pellen tesque in ipsum id orci porta dapibus curabitur non nulla sit amet nisl tempus convallis quis ac lectus.